skip to content | CalSTAT

CalSTAT Technical Assistance and Training

IDEAS that Work!California Department of Education, Special Education Division’s special project, California Services for Technical Assistance and Training (CalSTAT) is funded through a contract with the Napa County Office of Education. CalSTAT is partially funded from federal funds, State Grants #H027A080116A. Additional federal funds are provided from a federal competitively awarded State Personnel Development Grant to California (#H323A070011) provided from the U.S. Department of Education Part D of the Individuals with Disabilities Education act (IDEA). Opinions expressed herein are those of the authors and do not necessarily represent the position of the U. S. Department of Education.

THE SPECIAL EDGE

Primavera de 2017, en español

Volumen 31        Número 2

En este número        

Este número de The EDge explora, desde distintas perspectivas, el tema de la transición en la educación de jardín de infantes al grado doce (kindergarten to 12 [K-12]). El Honorable Tony Coelho desafía a padres, maestros y estudiantes a que analicen la historia de los derechos relacionados con las discapacidades, para que se inspiren en sus esfuerzos por elevar las expectativas y mejorar las oportunidades de las personas con discapacidades. Joe Xavier, director del Departamento de Rehabilitación de California (California’s Department of Rehabilitation), comparte su propia historia como un joven que creció con una discapacidad, y su pasión por garantizar que todos los estudiantes con discapacidades tengan en su futuro la dignidad de trabajar y la oportunidad de recibir una remuneración igualitaria. ¡Siga leyendo!

Transiciones: Hacia una comunidad amada para todos

Por el Honorable Tony Coelho

El fallecido reverendo Martin Luther King, Jr., escribió en una ocasión: “No estamos haciendo historia. Estamos hechos de historia.” Al hablar en contra del racismo, la segregación y la indiferencia hacia la injusticia, el Dr. King ofreció a la humanidad una esperanza de un mundo más inclusivo, un mundo donde todas las personas fueran tratadas con respeto y tuvieran los mismos derechos y oportunidades. Llamó a esta visión una “comunidad amada”.

Cuando reflexionamos sobre cómo mejorar el proceso de transición para los estudiantes con discapacidades y prepararlos para la vida después de la escuela secundaria, es crucial entender el contexto histórico de nuestro trabajo para emancipar a nuestros estudiantes. Mi esperanza es continuar con un diálogo sobre las formas en que podemos revolucionar la transición para hacer realidad una comunidad amada en el siglo veintiuno.

Durante el transcurso de mi vida, los niños que nacían con discapacidades cognitivas y físicas eran mantenidos ocultos—separados de sus comunidades e incluso de sus familias. Los profesionales médicos aconsejaban a las familias que enviaran a sus hijos discapacitados a instituciones financiadas por el estado. Se hacía creer a las familias que sus hijos estarían a cargo de profesionales que estaban mejor capacitados y en centros que estaban mejor equipados para satisfacer las necesidades de sus hijos. En la década de los años cincuenta, las familias y proveedores de servicios promovieron la reforma de las instituciones. Cuando la reforma se estancó, abogaron para obtener más servicios en el hogar y la comunidad, pero no recibieron mucho apoyo público ni político. Fueron necesarias revelaciones asombrosas tales como la obra de Burton Blatt de 1966, Christmas in Purgatory 1 (Navidad en el Purgatorio) y la miniserie de Bill Baldini de 1968 Suffer the Little Children 2 (Dejad a los niños) para exponer las tristes verdades sobre la segregación y abuso de las personas con discapacidades, largamente aceptados en nuestra nación.

El movimiento sobre derechos relacionados con las discapacidades ha eliminado metódicamente las barreras en la igualdad de derechos y la dignidad de las personas con discapacidades. Pero esta tarea requirió perseverancia, ya que fueron necesarias 27 causas en los tribunales federales luego de los fallos3 de la Asociación para Niños Retrasados de Pennsylvania (Pennsylvania Association for Retarded Children [P.A.R.C.])y Mills para que los legisladores a cargo de políticas públicas crearan leyes federales para garantizar la educación pública para todos los niños. En 1975, la Ley de Educación para Todos los Niños Discapacitados (Handicapped Children Act), ahora llamada Ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act [IDEA]), codificó el derecho a una educación pública gratuita y adecuada para todos los estudiantes, incluso aquellos con discapacidades físicas y cognitivas graves. Simultáneamente, el artículo 504 de la Ley de Rehabilitación (Rehabilitation Act) de 1973 fue la primera legislación nacional sobre derechos civiles que proporcionó igualdad de acceso para los estudiantes con discapacidades a instituciones de educación superior que reciben asistencia económica federal.

En 1990, 475 activistas del movimiento de Estadounidenses Discapacitados a favor del Transporte Público Accesible (Americans Disabled for Accesible Public Transit [ADAPT])4 se reunieron frente a la Casa Blanca para la manifestación “Sillas de Ruedas de Justicia” (Wheelchairs of Justice). Sesenta activistas dejaron sus sillas de ruedas e iniciaron el “Gateo hasta el Capitolio” para atraer la atención pública sobre las barreras a las que se enfrentan todos los días las personas con discapacidades.5 Y el 26 de julio de 1990, el presidente George H.W. Bush firmó la sanción de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act) que prohíbe la discriminación y garantiza que las personas con discapacidades tengan las mismas oportunidades que los demás de participar en la vida corriente de Estados Unidos.

Al volver a analizar el tema de la transición, quiero dirigir su atención al hecho de que el proceso de transición, con todas sus dificultades y promesas, no fue imaginado como una marca de visto en una lista de tareas pendientes. La noción en sí de la planificación de la transición surgió de una historia de la resistencia del movimiento de derechos relacionados con discapacidades contra el capacitismo y la segregación, contra el paternalismo y la lástima. La planificación de la transición tenía el objeto de pensar con anticipación sobre maneras exitosas en que las personas con discapacidades pueden ir a trabajar, ir a la escuela y estar conectados en sus comunidades. Surgió de lo que llamo la “Revolución de la Inclusión” y de la afirmación radical de que las personas con discapacidades quieren trabajar, comenzar a pagar impuestos y contribuir a la sociedad; y de que tienen derecho a vivir su vida cotidiana con sentido y calidad, igual que los demás.

Debido a un mayor reconocimiento público, el proceso de transición ha atravesado una serie de mejoras en los últimos 30 años.

Sin embargo, pese a estos avances notables, aún queda más trabajo por hacer.

En el caso de los estudiantes con discapacidades que ingresan a la universidad, algunos tienen dificultades para graduarse no debido a sus aptitudes cognitivas sino como resultado de sus dificultades para navegar la educación postsecundaria sin un IEP, y a sus problemas para formar el sistema de apoyo social que es común para los graduados exitosos. Según un estudio del Instituto sobre Autismo A. J. Drexel, hasta dos tercios de los estudiantes del último año de la secundaria que son elegibles para un plan de transición no lo tienen. Nuestro fracaso en proporcionar a los jóvenes un plan de transición que les permita tener acceso a las aptitudes sociales y la independencia necesarias restringe su oportunidad de lograr su potencial y alcanzar sus aspiraciones.

Aunque sabemos que el índice de empleo para los jóvenes con discapacidades de 19 a 23 años de edad es de sólo el 28 por ciento, debemos reconocer que, como grupo, los jóvenes con discapacidades del espectro del autismo y aquellos con depresión sufren un desempleo aún mayor que los jóvenes con otros tipos de discapacidades.

También debemos reconocer que exponer a los jóvenes a programas de capacitación laboral no es suficiente si no existen empleos en sí. Al mismo tiempo, debemos tratar de—y hacer lo posible para asegurar—que los empleos a los que hacen la transición nuestros jóvenes les permitan ganar un sueldo vital. El papa Francisco dijo, en su frase famosa, “El poder, el dinero, la cultura no nos dan dignidad. El trabajo, el trabajo honesto nos da dignidad”. Al mismo tiempo, reprendió a los empleadores que explotan a los trabajadores pagándoles sueldos de casi esclavitud. Para asegurar la dignidad de todas las personas con discapacidades, es hora de poner fin a los sueldos que están por debajo del mínimo.

Por último, hacer realidad una sociedad más inclusiva requerirá que nos enfrentemos al mito de que los niños con discapacidades están mejor atendidos fuera de sus comunidades, por personas que no son sus seres queridos. Excepto en los casos de abuso emocional o abuso físico grave, la separación nunca es justa ni justificada. La segregación no sólo tiene un efecto significativo sobre nuestros jóvenes—y futuros adultos—sino que además contradice la planificación de la transición. Es una contradicción enviar a los niños a otro lugar para su educación y luego preguntarnos qué podemos hacer para ayudarlos a desarrollar amistades cuando regresan a sus vecindarios. No podemos limitar sus oportunidades de inclusión—a través de la segregación—y luego forzarlos a competir por renuncias a Medicaid limitado, cuando tienen que ser reintegrados a sus comunidades. Esto no es sustentable y tampoco es moral que el sistema de educación transfiera la responsabilidad de la integración e inclusión nuevamente al sistema médico. Somos capaces de más. Éste es el momento para comenzar un proceso de planificación de la transición que esté centrado en la persona y centrado en la familia.

Cuando proporcionamos a los estudiantes con discapacidades las mismas oportunidades de educación que se ofrecen a todos los demás, los preparamos para convertirse en ciudadanos globales del siglo veintiuno, para trabajar, para contribuir a la sociedad y para vivir vidas plenas.

Cuando todos los miembros de nuestra comunidad tienen la oportunidad de prosperar, podemos decir que tenemos una verdadera comunidad amada. No espere hasta el próximo conjunto de reglamentaciones. Comience ahora haciendo lo que puede. ¡Únase a la Revolución de la Inclusión!


El Honorable Tony Coelho es miembro retirado del Congreso de EE.UU. de California y Jefe de la Bancada Mayoritaria de la Cámara de Representantes, Presidente de la Comisión para la Campaña Demócrata para el Congreso y autor principal de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades.

Notas

  1. Para ver el texto completo e imágenes del libro de Blatt, visite http://www.canonsociaalwerk.eu/1966_Kerstmis/Xmas-Purgatory.pdf

  2. Puede ver fragmentos de la serie de Baldini en https://www.youtube.com/watch?v=YG33HvIKOgQ
  3. En 1971, la Asociación para Niños Retrasados de Pennsylvania (Pennsylvania Association for Retarded Children [P.A.R.C.]) promovió contra el Territorio Autónomo de Pennsylvania la primera demanda sobre el derecho a la educación del país. En la acción colectiva de Mills, que amplió el efecto de la causa de P.A.R.C. más allá de los niños con discapacidades de desarrollo, fue promovida en nombre de siete niños en edad escolar del área de Washington, DC, a los que se les había negado la ubicación en un programa de educación pública debido a supuestas discapacidades. Para obtener más información, visite http://www.rootedin rights.org/15321-revision-v1/
  4. ADAPT: Estadounidenses Discapacitados a favor del Transporte Público Accesible (Americans Disabled for Accessible Public Transit), conocido simplemente como ADAPT.
  5. Para obtener más información sobre este evento, visite http://mn.gov/mnddc/ada-legacy/ada-legacy-moment27.html y http://actionforaccess.mohistory.org/protestsactivism.php

 

Carta de la Directora Estatal

Una de las alegrías de la tarea del director estatal es algo que no figuraba en la descripción del puesto. Es la alegría que siento a menudo, cuando tengo el honor de relacionarme con una familia, un estudiante, un maestro, mi propio equipo increíble del Departamento de Educación de California, y especialmente con las tres personalidades históricas y poderosas que contribuyeron generosamente a este número de The EDge: Tony Coelho, Joe Xavier y Christina Mills. Pese a pertenecer a distintas generaciones, lugares y experiencias vitales, sus vidas están vinculadas a través del hilo común de una discapacidad y de la lucha por los derechos humanos.

El honorable Tony Coelho nos lleva a recorrer la historia para reflexionar sobre las dificultades de aquellos que soñaron antes que nosotros. Como autor principal de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act [ADA]), asentó los cimientos sobre los que continuamos construyendo y obteniendo inspiración. Desafía a esta generación al recordarnos que el Dr. Martin Luther King, Jr., “ofreció a la humanidad una esperanza de un mundo más inclusivo, un mundo donde todas las personas fueran tratadas con respeto y tuvieran los mismos derechos y oportunidades. Llamó a esta visión una “comunidad amada”.

Joe Xavier, el brillante y apasionado director del Departamento de Rehabilitación, es incesante en su lucha por altas expectativas y oportunidad para las personas con discapacidades. Ha ayudado a crear un nivel de expectativa más alto a través de su apoyo constante y su visión del empleo competitivo integrado en California, que está impulsando a la educación de jardín de infantes al grado doce (K-12) a “aspirar a más” desde sus objetivos de “resultados postsecundarios positivos” a “oportunidades de empleo competitivo integrado” para los estudiantes con discapacidades. Joe escribe sobre el cambio cultural que debe ocurrir y que permitirá que cada estudiante alcance su mayor oportunidad: “Es la convicción de que es necesario crear una marea que eleve a todas las naves, y comprender que al elevar cada nave, a veces una a la vez y a veces solo un poco a la vez, es como vamos a lograrlo. Es la satisfacción personal que se logra de hacer exactamente eso”.

Christina Mills define la capacidad de adaptación, la perseverancia y la firmeza. Su papel de madre es sólo una de la multitud de oportunidades y desafíos que ha encarado en su vida. Después de la pérdida de su amada hija, Olivia, la fortaleza y voluntad inquebrantable de Christina fueron puestas a prueba. Mi predicción es que ella surgirá como una de las más aclamadas defensoras de los derechos de las personas con discapacidades de su generación. En su artículo de este número de The EDge, Christina detalla cómo su educación comenzó en una escuela segregada en Vista, California, pocos años después de que se implementara el artículo 504, cuando las personas con discapacidades ocuparon el Edificio Federal de San Francisco durante casi un mes, abogando por los derechos de las personas con discapacidades. Tony Coelho estaba en el Congreso en esa misma época, redactando la ADA.

Es imposible no ver el hilo que conecta las vidas y experiencias de estos tres servidores públicos únicos y talentosos. A través de modelos ejemplares positivos, altas expectativas, diagramación intencional del empleo desde la primera infancia, y de la lucha incesante por oportunidades equitativas para cada estudiante de California es como creamos el potencial para que todas las personas hagan realidad sus sueños. En un momento de gran inquietud y división en nuestra nación, California tiene la buena fortuna de albergar a visionarios que no sólo creen en los derechos y talentos de todas las personas, sino que además los defienden. Al acercarme al final de mi primer año como directora estatal, observo maravillada el espíritu, la intención y la perseverancia incansable de quienes trabajan en este campo, y me siento inspirada.

—Kristin Wright

 

Criterios de enseñanza: Un mapa en retroceso para el empleo con un sueldo digno

El internet está lleno de listas de lo que los empleadores buscan en las personas a las que contratan. Desde Forbes hasta la Asociación Nacional de Universidades y Empleadores (National Association of Colleges and Employers), casi todas estas listas mencionan tres aptitudes entre sus cinco principales: (1) comunicación, (2) trabajo en equipo/colaboración, (3) razonamiento crítico/resolución de problemas. Los Institutos Estadounidenses para la Investigación (American Institutes for Research [AIR]) confirman la importancia de estas aptitudes pero comentan, “Pese a las pruebas abrumadoras de sus beneficios, estas aptitudes no siempre se incorporan sistemáticamente en el plan de estudios y la instrucción, evaluación y desarrollo profesional” en las escuelas.

Criterios de enseñanza de California

California es una excepción. El estado ha integrado perfectamente estas aptitudes y cualidades en sus criterios de 2013 para cada grado, desde jardín de infantes hasta el grado doce. En su introducción a los Criterios Básicos Comunes del Estado de California (California Common Core State Standards): Lengua inglesa y alfabetización en historia/estudios sociales, ciencia y materias técnicas, el presidente de la Junta Escolar del Estado de California (California State School Board), Mike Kurst, y el Superintendente Estatal de Instrucción Pública, Tom Torlakson, escriben que estos criterios tienen el fin de desarrollar “el razonamiento crítico y resolución de problemas, la colaboración y la comunicación. Establecen otro precedente ambicioso para mejorar el desempeño académico de los estudiantes de California…cumpliendo con la visión de California de que todos los estudiantes se gradúen de nuestro sistema de escuelas públicas como personas que aprenderán durante toda la vida, y que tienen las aptitudes y conocimientos necesarios para estar listos para ocupar su puesto en nuestra economía global ”.

Los criterios de enseñanza y los estudiantes con discapacidades

Esta visión incluye a los niños con discapacidades. La alineación sólida de estos criterios con aptitudes que son fundamentales para lograr un empleo con un sueldo digno coincide con la importancia y valor de proporcionar a los estudiantes con discapacidades una instrucción rigurosa según estos criterios, hasta el mayor alcance posible y a la edad más temprana posible. El hecho de que los criterios correspondientes a estas tres aptitudes estén disponibles en cuanto un niño ingresa a la escuela es tan importante como las aptitudes mismas, en especial para los niños con discapacidades. Cuando aquello que una persona necesita saber y poder hacer para ser exitoso en la vida se proporciona a una edad temprana y con un enfoque claro, el desarrollo del niño y los logros en el transcurso de su vida mejoran y se perfeccionan. Ese enfoque a una etapa temprana establece los cimientos para un futuro de oportunidades.1

En California y en el orden nacional, los estudiantes con discapacidades históricamente no lograban un buen desempeño al salir del sistema de jardín de infantes al grado doce. “A enero de 2012, el 20 por ciento de las personas con discapacidades o bien trabajaban en un empleo asalariado o buscaban empleo en la población activa de la nación, en comparación con el 69 por ciento de la población general”, según el Departamento de
Trabajo de EE.UU., Junta de Estadísticas Laborales.2 En estadísticas relacionadas, “el 25 por ciento de las personas con discapacidades viven en la pobreza, con ingresos anuales promedio de menos de $15,000”.3

Los criterios de California pueden ser un indicador de mayores posibilidades y mejores resultados postsecundarios para estos estudiantes—especialmente debido al creciente número de entidades locales de educación (Local Education Agencies [LEA]) que emplean una estructura de un sistema de apoyos de varios niveles (multitiered system of supports [MTSS]) como su principio organizador. El MTSS garantiza que más estudiantes con discapacidades tengan acceso a una instrucción general con diseño universal en los criterios básicos. Y esos criterios en California fueron creados para preparar a cada estudiante para el empleo integrado competitivo y la participación auténtica en su comunidad.

Enfoque claro

“Es más fácil decir que hacer”, pueden replicar algunos. Incluso los que proponen la educación inclusiva y los mismos criterios rigurosos para los estudiantes con y sin discapacidades concuerdan en que el trabajo de preparar a todos los estudiantes para el empleo competitivo, la vida independiente y el mundo adulto a menudo no es fácil. Y por un buen motivo. Cada niño tiene su conjunto propio y exclusivo de talentos, inclinaciones y desafíos. Los niños con discapacidades no son diferentes—y además tienen una discapacidad. Complica aún más la tarea la amplia y variada gama de tipos de discapacidades—sordera, ceguera, impedimento ortopédico, discapacidad del aprendizaje, discapacidad intelectual, autismo, déficit de atención y más—además de la gran variedad de grados de severidad dentro de cada tipo. Y también, algunos de los estudiantes tienen numerosas discapacidades. De este mundo de diferencias, el potencial y la necesidad surgen en un conjunto casi ilimitado de posibilidades de resultados postsecundarios deseables, los que requieren una enorme cantidad de flexibilidad y pensamiento creativo por parte de los padres y educadores.

Pero tres cosas permanecen: la necesidad de comunicarse, de llevarse bien con otros, y de resolver problemas. Vistas a través de esta lente, las posibles complicaciones, aunque no se vuelven más fáciles de resolver, por lo menos aparecen en un enfoque más claro.

Trabajando a partir de la certeza de lo que cada estudiante debe ser capaz de hacer para avanzar hacia una vida adulta exitosa, los criterios de California brindan un mapa de rutas claro hacia el éxito, que comienza en jardín de infantes y progresa a un ritmo adecuado al desarrollo hasta el grado doce. En California. “Los criterios específicos para jardín de infantes al grado doce en lectura, escritura, habla, capacidad de escuchar y lengua traducen los objetivos amplios (y aparentemente inalcanzables para los grados más bajos) de preparación para la universidad y las carreras (college and carrer readiness [CCR]) en términos alcanzables y adaptados a cada edad”.

Al colocar estas aptitudes como columna vertebral de todos los demás estudios, el estado emplea la interpretación de textos y colaboración como temas que guían a los demás criterios a través de los distintos grados, mientras los estudiantes se preparan para participar “efectivamente en una variedad de conversaciones y colaboraciones con distintos compañeros, construyendo a partir de las ideas de otros y expresando las suyas de manera clara y persuasiva” en tanto que “reúnen, comprenden, evalúan y resumen información e ideas…para responder a preguntas [y] resolver problemas”.

Comunicando, colaborando, aplicando su razonamiento crítico y resolviendo problemas.

Con la mirada en el futuro

Los estudiantes no van a participar en nada de esto, sin embargo, si no se los integra. Las investigaciones sobre la importancia de la integración confirman lo que muchos padres y educadores saben por sentido común: los estudiantes aprenden más, logran más, están más felices y esperan con anticipación llegar a la escuela cuando están integrados en sus clases y sus estudios. Una forma de asegurar esta integración, según John Merris-Coots del programa de la Red de Recursos para Carreras de California (California Career Resource Network [CalCRN]) del Departamento de Educación de California (California Department of Education) es ayudar a los estudiantes a desarrollar una visión para el futuro,4 una visión que los ayuda a lograr un entendimiento claro y omnipresente de la relación entre lo que están aprendiendo en la escuela y lo que necesitan para tener éxito en la vida adulta. Piensa que “la planificación de las carreras en un componente esencial de esta integración” y que un enfoque en las carreras da a los estudiantes “la idea de que las aptitudes académicas están conectadas con sus metas para la vida. Éste es uno de los grandes puentes [entre la escuela y la vida adulta], sin importar la población”.

El CalCRN ha creado un conjunto de Planes para Lecciones de Preparación para las Carreras y la Universidad (Carrer and College Readiness Lesson Plans) que están alineados con los criterios estatales y que pueden ayudar a los educadores a guiar a los estudiantes en la planificación de su vida después de la escuela secundaria. Estos planes adaptados al desarrollo están disponibles para estudiantes de los grados quinto a doce. Su propósito principal es ayudar a los estudiantes a aprender cuáles son las opciones disponibles en cuanto a carreras, cuáles serían más adecuadas para ellos, y cómo prepararse para obtener un empleo con un sueldo digno haciendo algo que disfrutarían y harían bien. (El CalCRN también ha creado un “consejero virtual” en línea en el Centro de Carreras de California (California Career Center), además del sitio web para planificación de carreras Zona de Carreras (CareerZone) de California, para padres, maestros y estudiantes. (Vea los recursos a la derecha).

AIR escribe “Cada estudiante, incluso aquellos con discapacidades, debería tener la opción de tomar decisiones informadas sobre los caminos que toma en la vida” y de ser capaz de “vincular la enseñanza académica y la preparación para las carreras más estrechamente”. Las lecciones de CalCRN dan a los estudiantes la oportunidad de hacer exactamente eso: de reflexionar y aprender sobre las opciones de empleo y las oportunidades educativas después de la escuela secundaria, comunicarse y colaborar con otros, pensar con sentido crítico y resolver problemas, de hecho, de poner en práctica las aptitudes mismas, como se describen en los criterios estatales, que los estudiantes necesitarán para el éxito futuro en su educación y empleo.

Los criterios son sólo el comienzo. Pero en California, están proporcionando una base firme para las aptitudes fundamentales que los empleadores quieren en todos los estudiantes y para todos los empleos.


Recursos

La Red de Recursos para Carreras de California (California Career Resource Network) brinda información sobre carreras y materiales de capacitación a consejeros, educadores y administradores de escuelas intermedias y secundarias, para garantizar que las escuelas pueden guiar e instruir a los estudiantes sobre los requisitos de educación necesarios para el desarrollo de las carreras. Los Planes para Lecciones de Preparación para las Carreras y la Universidad (Career and College Readiness Lesson Plans) están publicados en el sitio web de Cal CRN: http://www.californiacareers.info

Zona de Carreras de California (California CareerZone) es para estudiantes de todas las edades y sus padres. Este sitio interactivo de exploración y planificación de carreras permite a los estudiantes hacer inventarios personales, explorar opciones de carreras e informarse sobre universidades y otras oportunidades de educación y capacitación postsecundarias. https://www.cacareerzone.org

El Centro de Carreras de California (California Career Center) fue creado para estudiantes de escuelas intermedias y secundarias y sus padres. El centro actúa como un consejero virtual para ayudar a los estudiantes a explorar oportunidades educativas y opciones de carreras, aprender lo que necesitan saber y poder hacer para obtener trabajo, encarar desafíos (por ejemplo dificultades, estado de su documentación, situación de desamparo) y administrar el dinero: https://www.calcareercenter.org

Impacto: Número Especial sobre Apoyo para Nuevas Opciones en Carreras para las Personas con Discapacidades Intelectuales y de Desarrollo (Impact: (Impact: Feature Issue on Supporting New Career Paths for People with Intellectual and Developmental Disabilities) (2012), del Instituto sobre Integración de la Comunidad e Investigación y el Centro de Capacitación sobre Vida en la Comunidad (Institute on Community Integration & Research and Training Center on Community Living) está disponible en https://ici.umn.edu/products/impact/251/251.pdf

Notas

  1. La Respuesta a la Intervención (Response to Intervention [RtI]): Perspectivas y Recursos. (RtI: Perspectives and Resources). Centro Iris. https://iris.peabody.vanderbilt.edu/module/rti01-overview/cresource/q2/p04.
    Vea también “Por Qué Es Tan Fundamental la Intervención Temprana” (“Why Is Early Intervention So Critical.”) https://iris.peabody.vanderbilt.edu/module/rti01-overview/cresource/q2/p04

  2. Instituto sobre Integración en la Comunidad y Centro de Investigación y Capacitación sobre Vida en la Comunidad. (Invierno-primavera de 2012) Impacto: Número Especial sobre Apoyo para Nuevas Opciones en Carreras para las Personas con Discapacidades Intelectuales y de Desarrollo (Impact: Feature Issue on Supporting New Career Paths for People with Intellectual and Developmental Disabilities) pág. 1, Escuela de Educación y Desarrollo Humano (College of Education and Human Development), Universidad de Minnesota. https://ici.umn.edu/products/impact/251/251.pdf

  3. Alianza para la Transición de California (The California Transition Alliance). http://www.catransitionalliance.org/docs/49-TransitionPlanningTheBasics2015_1029201590719.pdf

  4. Encuesta Nacional sobre Integración de los Estudiantes (National Survey of Student Engagement). (2007). Experiencias Que Importan: Realzar el Aprendizaje y el Éxito de los Estudiantes (Experiences That Matter: Enhancing Student Learning and Success) (Informe Anual). http://nsse.indiana.edu/NSSE_2007_Annual_Report/docs/with hold/NSSE_2007_Annual_Report.pdf

 

La importancia del empleo competitivo. La importancia del hoy.

Por Joe Xavier, Director, Departamento de Rehabilitación de California

Soy ciego de nacimiento. Soy esposo, padre, abuelo y un orgulloso contribuyente de mi comunidad. Hoy, además, soy director del Departamento de Rehabilitación de California, un firme creyente en el talento y potencial de las personas con discapacidades. A menudo también me preguntan qué hizo posible que llegará aquí, a disfrutar las oportunidades que se me han brindado.

Nací en las Islas Azores, el único de ocho hijos que tenía una discapacidad, y crecí trabajando en granjas lecheras, alimentando y ordeñando vacas, reparando cercas e irrigando cosechas. Lo que soy y donde estoy hoy se debe a la expectativa que los demás tenían con respecto a mí. Mis padres necesitaban que trabajara en la granja lechera. Mi maestro de la escuela primaria me apoyó para que jugara al softball—como pitcher usando una máscara de catcher. La creatividad de mi maestra de inglés apoyó mis calificaciones con puntos adicionales que obtuve recitando poesía. Mi entrenador de atletismo encontró la forma de que entregara y recibiera el testigo, apoyando mi participación en las carreras de relevos. Mi consejero de rehabilitación vocacional vio y alimentó el potencial que yo no creía que tenía. Dicho de manera simple, creo realmente que mi transición y preparación para ser un adulto, tener empleo y ganar un sueldo digno—al igual que la preparación de todos mis hermanos—comenzó casi el primer día, y fue formada por mis experiencias y las personas que me rodeaban.

Ganar un sueldo digno significa que puedo mantener a mi familia, disfrutar de mi hogar y planear para mi jubilación. Significa que me beneficié enormemente de la asistencia pública del Ingreso de Seguro Complementario (Supplemental Security Income) como camino para salir de la pobreza. Significa que tengo voz en y el gran honor de producir cambios en los sistemas que afectarán la vida de todas las personas con discapacidades, especialmente los jóvenes.

Como persona pragmática, sé que imaginar algo no es hacerlo realidad. Pero la imaginación nos ayuda a ver lo que es posible. Fui beneficiario de las mejores imaginaciones de mi familia, mis maestros, mis consejeros y tantos otros. ¡Sé que sin eso no estaría viviendo el sueño americano! Pero lo que importa no es mi historia; es su historia. Lo que importa es su mejor imaginación y traducirla en convicción y después en acción. Por eso, también importa su convicción en su propio potencial y en el potencial de aquellos a quienes tiene el privilegio de asistir y con quienes trabaja.

Estoy especialmente entusiasmado por el empleo competitivo integrado (competitive integrated employment [CIE]), en el cual los empleados con y sin discapacidades son integrados y reciben el mismo salario competitivo por un trabajo similar. Significa “verdadero trabajo por verdadero pago en el mundo verdadero”. Significa la decencia básica de una remuneración justa.

Como director, con frecuencia me preguntan qué me motiva para trabajar, qué alimenta mi entusiasmo. Son los miembros de mi propia familia—Troy, Eddie y Kurt—quienes, si no fuera por la falta de expectativas, podrían haber disfrutado del empleo integrado competitivo, y de la independencia y dignidad que éste trae consigo. También son las cartas de personas con discapacidades que se beneficiarían del CIE y que comparten sus historias, que han logrado el empleo, que se ven en el verdadero camino hacia la independencia y la igualdad. Es la convicción de que es necesario crear una corriente que eleve a todas las naves, y comprender que al elevar cada nave, a veces una a la vez y a veces solo un poco a la vez, es como vamos a lograrlo. Es la satisfacción personal que se logra de hacer exactamente eso. ¡Es el deseo que arde en mi interior y que no desaparecerá hasta que cada una de las personas con una discapacidad tenga las mismas oportunidades que yo recibí!

El Departamento de Rehabilitación (Department of Rehabilitation [DOR]) ha implementado una serie de iniciativas para apoyar a los jóvenes con discapacidades a lograr un empleo con un sueldo digno (vea la lista en la próxima página) y el CIE. Estas iniciativas nos colocan en un momento crucial de nuestra historia. Todos nosotros—familiares, equipos de empleo, personas con discapacidades, y aquellos de nosotros en puestos de autoridad—deberíamos sentir el peso abrumador del momento y los desafíos a los que nos enfrentamos. Debemos establecer metas ambiguas, mejorar las prácticas existentes e identificar qué debemos perder y qué debemos conservar, qué debemos dejar ir para hacer lugar para lo nuevo.

Cuando pienso en los obstáculos y riesgos que encontraremos a medida que las cosas cambien, he notado que reflexionar sobre la historia es un gran motivador: momentos tales como 1938, cuando la Ley sobre Criterios Laborales Justos (Fair Labor Standards Act) creó un incentivo para que los empleadores contrataran a personas con discapacidades. No era ideal porque los empleadores podían pagar menos que el sueldo mínimo, pero era una mejora con respecto a la falta de empleo. Otro momento importante fue la década de los sesenta, cuando las personas con discapacidades pasaron de que se los depositara en asilos a vivir en nuestras comunidades. La década del noventa dio la bienvenida a criterios para acceso digital y a la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act [ADA]), que declaró que las personas con discapacidades tienen los mismos derechos civiles que se otorgan a todos los ciudadanos.

En 1938, cuando prácticamente no existían trabajos para las personas con discapacidades, los ambientes segregados en los que se pagaban sueldos inferiores al mínimo proporcionaban empleos, desde entonces, no sólo hemos continuado con el empleo, hemos comenzado a avanzar hacia el empleo competitivo. Nuestra tarea de hoy es continuar con el empleo, avanzar hacia oportunidades competitivas, y hacer ambas cosas en ambientes integrados. Nuestro futuro debería garantizar elecciones y opciones informadas.

Mientras contemplo el trabajo que nos espera, con frecuencia reflexiono sobre los puntos cruciales de la historia y me pregunto, “¿Dónde estaríamos si la buena gente de aquél entones no hubiera presionado para avanzar?” Debemos presionar para avanzar. Atrevámonos a imaginar cómo puede ser nuestro futuro, a imaginar el mundo en el que queremos vivir dentro de 30 años, a imaginar un tiempo en que nuestros sistemas vean a cada persona a la que servirán y en que cada persona no vea ningún sistema.

Ofrezcamos lo mejor de nuestra imaginación, mantengamos la esperanza para poder compartir nuestra esperanza con aquellos a quienes asistimos. Nuestro trabajo estará terminado cuando no tengamos nada más que hacer porque cada persona con una discapacidad estará empleado, independiente, y disfrutando de igualdad en nuestra comunidad y en nuestra sociedad. Gracias por su valor de presionar para avanzar, su entusiasmo por continuar comprometido, y su compromiso de lograr lo mejor para nuestro futuro.

Iniciativas que apoyan el empleo por un sueldo digno para los estudiantes con discapacidades

Se están elaborando numerosas iniciativas estatales y federales para apoyar a los estudiantes con discapacidades a que se preparen para la vida adulta y el empleo competitivo integrado (CIE)—y para garantizar que puedan aprovechar las oportunidades de empleo competitivo. Estas iniciativas destacan la colaboración, coordinación y asociación entre entidades, “alejándose de la departamentalización” y refleja cómo “el todo puede ser mayor que la suma de las partes”, dice Joe Xavier, director del Departamento de Rehabilitación de California. El catalizador para estas iniciativas proviene en parte, dice Xavier, de la Ley sobre Innovación y Oportunidades en la Fuerza Laboral (Workforce Innovation and Opportunity Act [WIOA]), que fue “creada para fortalecer y mejorar el sistema de la fuerza laboral pública de nuestra nación y ayudar a los estadounidenses, inclusive nuestros jóvenes y aquellos con barreras significativas para el empleo a obtener trabajos y carreras de alta calidad, así como ayudar a los empleadores a contratar y retener a trabajadores aptos”.1 La siguiente lista destaca algunas de las actividades en curso para garantizar que las oportunidades postsecundarias y el empleo por un sueldo digno estén a disposición de todos los estudiantes con discapacidades cuando salgan de la escuela secundaria.

 

Notas

  1. La Ley de Innovación y Oportunidad en la Fuerza Laboral (The Workforce Innovation and Opportunity Act): El Departamento de Trabajo de Estados Unidos (The United States Department of Labor). https://www.doleta.gov/wioa/

  2. Centro de Asistencia para Innovaciones Técnicas en la Fuerza Laboral (Workforce Innovation Technical Assistance Center). http://www.wintac.org/topic-areas/pre-employment-transition-services

  3. Departamento de Trabajo de EE.UU. Comisión de Asesoramiento para el Aumento del Empleo Competitivo Integrado para las Personas con Discapacidades (Advisory Committee on Increasing Competitive Integrated Employment for Individuals with Disabilities). https://www.dol.gov/odep/topics/WIOA.htm

  4. Vea el documento del WOIA: Qué Significa para las Personas con Discapacidades Intelectuales o Discapacidades de Desarrollo (What It Means for People with Intellectual or Developmental Disabilities) en http://www.thearc.org/document.doc?id=5183

  5. Para obtener más información, lea Nuevas Restricciones sobre el Sueldo Inferior al Mínimo Conforme a la WIOA: Requisitos y Oportunidades para Entidades IDD Estatales (New Restrictions on Subminimum Wage Under WIOA: Requirements and Opportunities for State IDD Agencies) en https://dmh.mo.gov/dd/progs/docs/selnwioafactsheet.pdf

 

 

 

 

 


California Services for Technical Assistance and Training (CalSTAT)
A Special Project of the Napa County Office of Education| 5789 State Farm Drive, Rohnert Park, CA 94928
Fax: 707-586-2735 | email:info@calstat.org